Compañerismo y trabajo en equipo

Nuestra profesión requiere saber trabajar en equipo. Lo habitual es que el trabajo se realice al menos en pareja y por eso es importante saberse coordinar, tomar la iniciativa pero también saber ceder en los momentos necesarios.
La buena coordinación y el trabajo en equipo se transmiten inmediatamente al cliente y crean muy buenas sensaciones.
Pero para eso es importante que cada uno ponga de su parte. Para trabajar en equipo no es necesario ser amigos, ni siquiera caerse bien, lo importante es tener claro que trabajamos con el mismo fin: hacer de nuestra tarea un gran éxito.
En ocasiones hay que ser humilde y dejar a otros más experimentados, con determinadas habilidades o apariencia ciertos puestos que nos gustarían, pero que sabemos que otros pueden desarrollar mejor. En otras, hay que dar un paso adelante y ofrecerse voluntario para desarrollar cualquier tarea.
Siempre es importante apoyar al compañero menos experimentado o más inseguro, aconsejarle o mostrarle cómo hacerlo. Nunca hay que ver al compañero como un posible competidor que si aprende nos va a quitar el puesto. Todo lo contrario, el buen compañero, generoso, amable y eficaz siempre es elegido para los trabajos porque es garantía de éxito.
También hay que saber hablar con aquellos compañeros más perezosos, indolentes o que están todo el tiempo protestando por algo, aquellos a los que te apetece preguntar ¿por qué has aceptado este trabajo si solo sabes poner pegas? E incluso si crees que su actitud puede acabar perjudicando el resultado final de todo el equipo tener la sinceridad de transmitirlo a la coordinadora para que tome las medidas oportunas. No se trata de que un buen compañero “no se chiva” sino que un buen compañero tiene que procurar que todos trabajen coordinados.
Nosotros nos sentimos muy afortunados con la buenísima actitud de todas nuestras azafatas y azafatos. Al momento parece que se conocen de toda la vida, están sonrientes y dispuestos, se muestran voluntarios para hacer cualquier tarea y entienden bien que hay que distribuirlas entre todos. De hecho, no nos hemos encontrado nunca con ningún conflicto que si nos cuentan que tienen en otros trabajos. Nos gusta por eso ocuparnos personalmente de la selección, estar atentos a las necesidades de cada una de las azafatas, conocer bien sus cualidades para poder distribuir mejor las tareas, tranquilizar al que está más nervioso, informar de las tareas a realizar, supervisarlas sobre el terreno para estar seguros de que se han comprendido. Pero nada de esto sería posible sin la colaboración de nuestras azafatas/os, sin su buena disposición y su interés en hacer del trabajo de todos y cada uno de los miembros del equipo el mejor trabajo posible.

Anuncios

Comparte con nosotros tus opiniones o comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s