LA ENTREVISTA

En muchas ocasiones a las azafatas se las convoca a trabajar sin pasar una entrevista personal, basta con enviar el Cv, buenas fotos y una entrevista telefónica.
A nosotros nos gusta entrevistaros y conoceros antes. A veces también los clientes quieren conoceros antes de una selección. Así qué ¿cómo debemos reaccionar ante una entrevista?
Lo primero que tenemos que saber es que en una entrevista nos estamos “vendiendo” nosotras mismas. Es una primera –y a veces única- oportunidad de darnos a conocer, de demostrar que valemos, que nos interesa este trabajo, que nos consideramos capaces de hacerlo.
Desde mi experiencia personal, hay varios puntos a tener en cuenta:
- Puntualidad: ya hemos insistido en ello. Si no llegamos puntuales siquiera a la entrevista, cómo vamos a convencer de que seremos puntuales en el trabajo.
- Desenvoltura: “me he perdido, no sabía dónde era, estoy en otra calle”. Igualmente nos está indicando una posible falta de interés. Aunque tengas que ir a una cita en tu misma ciudad, asegúrate de saber dónde es, de buscarla en el mapa, de no confundirte de calle. Por supuesto que esto no significa que pierdas la oportunidad de conseguir un trabajo, pero entre dos candidatas, la que ha llegado a tiempo y ha estudiado el recorrido muestra un interés y una desenvoltura que le da, sin duda, muchos puntos.
- Imagen: la entrevista para azafata es distinta a si optas a otro puesto profesional. Indudablemente la imagen siempre es importante, pero para nosotras es una primera oportunidad de mostrar nuestra mejor cara, que sabemos maquillarnos, arreglarnos y sacar lo mejor de nosotras mismas. El pelo cuidado y como creamos que más nos favorece. Uñas cuidadas, pendientes pequeños…el aspecto que se suele pedir a una azafata. Ese día elegimos lentillas en lugar de gafas, si es que usamos ambas.
- Ropa: igualmente es recomendable llevar ropa que nos destaque: colorido, formas…lo que no significa ir enseñando. Unos tacones que muestren nuestra forma de caminar, una falda que muestre nuestras piernas, por ejemplo. Discretas pero favorecidas.
- En la entrevista hay que mostrar que una sabe expresarse, opinar, compartir experiencias –sin necesidad de contar todos los trabajos que se han hecho- pero sí quizá comentar cómo reaccionó en esta u otra ocasión. A veces esa reacción no nos parece la más correcta pero nos puede servir para saber si la candidata cuenta con recursos, si sabe cómo actuar ante las dificultades.
- Una escucha activa, estar atentas y demostrarlo con los comentarios, no preguntar lo que ya se le ha comentado. A veces en las entrevistas hablamos de un posible trabajo, pero no es el briefing, es quizá más importante demostrar que una puede hacer ese trabajo, que se muestra cómoda, que sabe desarrollarlo que salir de la entrevista con todos los detalles sobre el trabajo a realizar, que seguramente se le comentará cuando haya terminado la selección.
- Demostrar ganas, entusiasmo, capacidad. Aunque no se tenga experiencia si lo que una desea es ganarla trabajando lo mejor es demostrar que ha entendido lo que se espera de ella, que ha prestado suficiente atención a lo que se le está explicando y que tiene las suficientes ganas de aprender y hacerlo bien como para sortear cualquier obstáculo. No pasa nada por ser sincera y mostrar los temores a desarrollar bien alguna de las tareas que se nos encomiendan, si una cree que no está suficientemente capacitada para una de ellas –por ejemplo en relación con los idiomas-puede perfectamente hacer bien otras.
- Lenguaje corporal: sabemos que nuestros gestos nos delatan. Una postura relajada, sonreír, mirar a la cara, ser naturales.
Realmente a nosotros lo que nos interesa es tener jóvenes con ganas de trabajar, de aprender, de hacer las cosas bien. Para eso no hace falta experiencia sino interés y ganas. Nos gusta que os lo paséis bien en el trabajo, que disfrutéis con lo que estáis haciendo y que compartáis las experiencias con nosotros.

¿Quiénes son las autoridades? 2ª parte

Como azafatas nos pueden llamar para trabajar en distintos tipos de actos y eventos. En todos debemos poner lo mejor de nosotras mismas y a todos debemos acudir con suficiente información previa y preparación sobre el acto en el que vamos a intervenir.
Entre otros, nos pueden contratar para actos oficiales, que son aquellos que organizan las instituciones públicas ( por ejemplo la Entrega de Premios Cortes de Cádiz) ; o bien actos privados (por ejemplo, la Entrega de Premios de La Voz de Cádiz). Con toda seguridad a ambos actos acudirán autoridades, aunque el protocolo en uno u otro acto será distinto, lo que veremos en otra entrada.
Como ya comentamos, una buena azafata debe de conocer a todas las autoridades que suelen acudir a estos actos, para poder reconocerlos y acompañarlos a su asiento con agilidad.
Ya vimos en la entrada anterior quiénes eran algunas de esas autoridades de acuerdo con la estructura territorial del Estado. Para no complicarnos, hablaremos sobre las autoridades que nos solemos encontrar habitualmente en un acto en Cádiz;  los que suelen estar en las listas de protocolo, para entendernos.
Sobre algunos ya hablamos en la entrada anterior:
– Subdelegado del Gobierno (del gobierno central): D. Javier de Torre
– Subdelegado de Defensa: D. Vicente Pablo Ortells
– Delegado del Gobierno (de la Junta de Andalucía): D. Fernando López Gil
– Presidente de la Diputación de Cádiz: D. José Loaiza
– Alcalde/sa, Tenientes de Alcalde, Concejales (dependiendo de la localidad), en Cádiz: Dña. Teófila Martínez.
Pero además, nos encontraremos a estas otras autoridades, algunos vienen uniformados por lo que será más fácil reconocerlas:
– Almirante de la Flota: Almirante Santiago Bolíbar
– Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz: Coronel Alfonso Rodríguez Castillo
– Jefe provincial del Cuerpo Nacional de Policía: D. Manuel Bouzas
– Presidente del Tribunal Superior de Justicia: D. Lorenzo del Río
– Presidente de la Audiencia Provincial: D. Manuel Estrella
– Rector de la Universidad: D. Eduardo González Mazo.
– Obispo de Cádiz y Ceuta: D. Rafael Zornoza
Las personas que ocupan estos cargos suelen cambiar a lo largo del tiempo, por lo que conviene estar al tanto de las noticias e informaciones o consultarlo justo antes del acto o evento.
Con esta información, seguro que vamos mucho más tranquilas a trabajar y nos quedaremos con la satisfacción de no haber metido la pata y haber hecho nuestro trabajo de la mejor manera posible.

¿Quiénes son las autoridades? 1ª parte

Una azafata (o azafato) que quiera desarrollar su labor en actos institucionales tiene que tener nociones de protocolo y conocer a las autoridades que acuden a los actos, cómo dirigirse a ellas, cuál es el orden de precedencia, qué tratamiento tienen. Aunque para nosotros cualquier invitado merece el mismo trato, respeto y consideración, no hay duda de que hay unas normas de protocolo que debemos guardar y conocer. Habitualmente en los actos nos encontraremos con un experto en protocolo o un organizador que es quien se encargará de hacer la lista de invitados, colocar los asientos etc.; pero no hay nada menos profesional que un/a azafata que no sepa quiénes son esas autoridades o que cometa torpezas como pararles en la puerta o pedirles el nombre. Eso demuestra un total desconocimiento y una evidente falta de interés por el trabajo que estamos desarrollando.
Pero antes de pasar a conocer el protocolo de esas autoridades, su precedencia e incluso quiénes son, quizá conviene conocer en un primer paso cuál es la estructura territorial y política del Estado español, para saber qué autoridades nos encontraremos habitualmente en un acto en Cádiz.
España es una monarquía parlamentaria y el Jefe del Estado es el rey Felipe VI. La soberanía reside en el pueblo representado por las Cortes Generales.
En las Cortes, compuestas por el Congreso de los Diputados y el Senado, recae el poder legislativo que comparten con los parlamentos de las Comunidades autónomas que también tienen capacidad para aprobar leyes.
El poder ejecutivo lo ejerce el presidente del gobierno asistido por un consejo de ministros (el gobierno) y el poder judicial se administra, en nombre del rey, por jueces y magistrados.

Hasta ahí todo bien. El problema se complica con la organización territorial del Estado que multiplica estas autoridades.

Vamos a ello: España está organizada en municipios, provincias y comunidades autónomas. Existen diecisiete comunidades autónomas más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Cada Comunidad Autónoma está formada por varias provincias, la andaluza por ocho que ya conocéis, y cada provincia por un número variable de municipios (en España hay más de 8.000).
La administración civil del Estado en cada Comunidad Autónoma la ejerce el Delegado del Gobierno nombrado por el Consejo de Ministros a propuesta del Presidente y tiene su sede donde radique la del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma, en nuestro caso, en Sevilla. La Delegada del Gobierno en Andalucía era, hasta ahora, Carmen Crespo, ya que el consejo de Ministros aprobó este viernes un nuevo nombramiento por lo que el nuevo Delegado del Gobierno es Antonio Sanz, hasta ahora cabeza de lista del PP por Cádiz al Parlamento de Andalucía.
Bajo la inmediata dependencia del Delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma están los Subdelegados provinciales, nombrados por el Delegado entre funcionarios de carrera por el procedimiento de libre designación. Este subdelegado en cada provincia viene a sustituir a los antiguos Gobernadores Civiles. La Subdelegación del Gobierno en Cádiz tiene su sede en la calle Barcelona, en la antigua sede del Banco de España y el Subdelegado del Gobierno en Cádiz es Javier de Torre, licenciado en Derecho e inspector de Trabajo.
La Administración militar ejerce su actividad en todo el territorio del Estado y lo hace, igualmente, a través de las Delegaciones de Defensa y las Subdelegaciones. La Delegación de Defensa se encuentra en Sevilla y el Subdelegado de Defensa en Cádiz es el Capitán de Navío Vicente Pablo Ortells Polo.
Desde 1982, año en que entró en vigor su Estatuto de Autonomía, Andalucía es una comunidad autónoma. La Junta de Andalucía es la institución básica en la que se organiza el autogobierno de la comunidad. La Junta de Andalucía está formada por el parlamento, el consejo de gobierno y el presidente de la Junta. A diferencia por ejemplo de la Junta de Galicia (Xunta de Galicia) que aunque coincide en el nombre, hace referencia únicamente al consejo de gobierno gallego.
La presidenta de la Junta es actualmente Susana Díaz Pacheco (hay convocada elecciones para el próximo 22 de marzo). La Junta sigue también un modelo de organización territorial provincial estructurado en las Delegaciones del Gobierno y Delegaciones Territoriales. Existe una Delegación del Gobierno en cada provincia y una Subdelegación en el Campo de Gibraltar, que son la primera autoridad de la Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía en la provincia y se nombran mediante Decreto del Consejo de Gobierno.
El Delegado del Gobierno andaluz es Fernando López Gil y la Delegación del Gobierno se encuentra en la Plaza de España.
En cada una de las provincias andaluzas existen, además, cinco Delegaciones Territoriales que desarrollan los servicios periféricos de una o varias consejerías, en función de su volumen competencia.

Cada comunidad autónoma está formada por una o varias provincias. La administración de las provincias corre a cargo de las Diputaciones Provinciales, que están formadas por los representantes de los ayuntamientos de cada provincia. El presidente de la Diputación de Cádiz es José Loaiza Fernández, actual alcalde de San Fernando y es elegido de entre los Diputados. Los Diputados provinciales son elegidos entre los concejales electos de todos los Ayuntamientos de la provincia. La Junta de gobierno la forma el Presidente y un número de Diputados nombrados libremente por él y su función es asistir y asesorar al presidente y las que les atribuya la ley.

Los municipios son las unidades más pequeñas en las que se divide el Estado español. El territorio de un municipio constituye su término municipal.
La administración de los municipios corresponde a los ayuntamientos, que gestionan los servicios más próximos a los ciudadanos. Al frente de cada ayuntamiento están el alcalde y los concejales. El alcalde se elige por los concejales tras las elecciones entre los cabezas de lista de los partidos. El Pleno es el órgano de máxima representación política de la ciudadanía, lo integran los concejales y lo preside el Alcalde; el número de concejales que lo integran depende de la población del municipio y es siempre un número impar. En Cádiz capital le corresponde un número de 27 concejales. A efectos de su actuación corporativa se constituyen en grupos políticos. La Junta de Gobierno Local está integrada por el Alcalde y un número de concejales no superior al tercio, elegidos por él. Tienen también la condición de entidades locales las comarcas u otras entidades que agrupen varios municipios, las áreas metropolitanas y las mancomunidades de municipios. Y dentro de un término municipal pueden existir también entidades menores, como aldeas o pedanías.

Una azafata/o debe al menos conocer al alcalde y concejales de su municipio y del municipio en el que se desarrolle el acto en el que trabaje.

Dejamos aparte los órganos insulares para no complicarnos más, pero nos parece que con que estas explicaciones entenderemos mejor el protocolo en los actos en los que aparecen el delegado del Gobierno, el subdelegado del gobierno, el de defensa, diputados provinciales, diputados nacionales, concejales … a los que hay que reconocer, identificar su nombre en el listado, acompañar a su asiento y todo ello en muy poco tiempo y con la calma y educación que nos debe caracterizar.

2015-02-12 19.16.36